Artículos

El laberinto entre tu suegra y tu esposo

suegro
Escrito por Ana Sayan

Sofía tenía una historia tristemente común.Me contó que discutía mucho con el esposo a causa de su suegra y que la relación era muy tirante.“Es que su mamá parece ser experta en ver mis defectos o aquellas cosas en las que debo mejorar… ¡Y lo peor es que para mi esposo su punto de vista siempre es el mejor!”, finalizó con angustia.

Los suegros pueden llegar a ser todo un problema matrimonial si es que no se confronta la situación y se analizan las consecuencias. Nuestra primera reacción como mujeres suele ser echar la culpa, pedir explicaciones y discutir, pero esto no nos lleva a ningún lado. Y, en muchos casos, el esposo ignora el daño y sigue actuando como si nadapasara porque no es consientedel efecto que estocausa en su mujer. ¿Qué hacer?..

HONRA A TU PADRE Y A TU SUEGRA

Honrar a nuestros padres es una verdad fácilmente asimilable, pero honrar a los suegros no lo es tanto. Cuando recién nos casamos los roles no suelen estar tan claros ni para nosotros como hijos “casados” ni para ellos como padres “desenganchados de sus hijos”. Hay un período de adaptación algo confuso que culmina cuando nosotros “dejamos” a nuestros padres (no solo físicamente) para unirnos a nuestra pareja y ellos admiten nuestra “independencia”. La clave aquí es aprender a ponerle límites a nuestros padres al mismo tiempo que procuramos que ellos sigan sintiéndose amados en esta nueva realidad.

El proceso no es sencillo pero tampoco tiene que ser doloroso. Demanda creatividad, amor, firmeza y tacto. Recuerda que los suegros pueden arruinar la armonía de la relación o fortalecerla. Evita que tu pareja se siente atrapado en el medio, forzado a protegerte y amarte, mientras ve que no te llevas bien con sus padres.

AYUDÁNDOLO A AYUDARTE
Algo que puedes hacer por la relación es evidenciar el punto de vista de tu parejasobre este asunto. Ayúdalo con un par de preguntas, expresadas con calma y apertura: ¿Cómo crees que está afectando esta situación a nosotros? ¿Y cómo crees que afecta a nuestros hijos?

No le hables mal de su mamá, esto es un grave error. Tampoco le insinúes que es “obvio” que hay un problema y que él debería haberse dado cuenta de eso. Créeme, ÉL NO SE HA DADO CUENTA DE ESO. Su naturaleza es diferente a la tuya. Evita las discusiones a toda costa porque éstas no ayudan y solo producen heridas. Recuerda que primero, y por sobretodo, debes proteger tu matrimonio.

PERDER PARA GANAR
¿Quieres saber lo que le aconsejé a Sofía?.. Le recomendé pensar a solas y analizar bien la situación. Le pedí que buscara conversar con su suegra, pero con humildad, sin altivez. Que la mirara a los ojos y le dejaraver sus buenas intenciones. “Explícale porqué te sientes herida, dile que quieres llevarte bien con ella y, lo más importante, comprométete honestamente en mejorar lo que puedas mejorar Sofía”. Ella lo hizo. Fue clara, concisa y honesta. Estaba consciente de que no podía cambiarla, así que solo buscó la paz.
Dice un texto antiguo “si es posible, en cuánto dependa de ustedes, vivan en paz todos”. Al final, Sofía me dijo: “Sabes, la vida es corta y algún día yo también seré suegra”.

Acerca del autor

Ana Sayan

Coach de la International Coaching Community – Londres, especialista en Valores humanos y Desarrollo Personal de Character First Institute – DF. México, Implementingpartner, Alta Dirección y Negocios en la Universidad de Piura (PAD), Directora General de Crece Consultores Perú S.A.C.

Especialista de Secuencia por RPP Noticias Radio y Televisión, brindando temas enfocados al desarrollo personal y familiar. Coach de Radio Corazón. Columnista de la Revista del Club Regatas Lima y de la Revista Viú del diario El Comercio.

1 Comentario

Dejar un comentario